2 de octubre de 2022

Blog 4Kar

Empowering the aftermarket

T-MEC EN LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ

La industria ha tenido que adaptarse a nuevas formas de comercio, interacción y operación de actividades, no solo en materia sanitaria como se ha visto con el COVID 19 sino también de forma económica y en últimas instancias en materia política.

El pasado 1 de julio entró en vigor el T-MEC que vino a suplantar al TLCAN, este tratado comercial entre México, Estado Unidos y Canadá permite ciertos beneficios entre sus participantes y busca el crecimiento de la región; a primera vista no hay grandes cambios en este nuevo convenio sin embargo existen algunas actualizaciones que impactan de forma directa a la industria automotriz y que de no cumplirse diferentes empresas de este ramo podrían verse afectadas.

El tratado anterior (TLCAN) buscaba que el 62.5% de la producción automotriz ligera fuera fabricada en alguno de los tres países miembros, en el actual T-MEC exige que ahora sea el 75%; este punto en apariencia impacta a Estados Unidos ya que gran parte de sus insumos los consigue de China o Corea y ahora deberá priorizar el consumo de partes automotrices con sus compañeros de tratado, sin embargo dentro del mercado mexicano solo el 30% de los productores podrían cumplir con esta regla de origen, lo que llevaría al 70% restante a entablar una negociación con el gobierno estadounidense en donde se contempla un acuerdo de 3 años en los que el productor deberá incrementar sus insumos locales y de acuerdo al porcentaje que aumente será menos el arancel que se le aplicaría, los que no lo cumplan podrían pagar hasta un 2.5% de arancel sobre el total de exportaciones que realice.

Por otro lado en materia de empleo este cambio contempla que los actos producidos sea armado en un 40% o 45% por empleados que ganen al menos 16 dólares por hora, lo que motivaría directamente a las empresas estadounidenses a establecerse en su país de origen, esto afectaría a los empleos generados por estas empresas en otros países.

El reto es grande para México sin embargo abre grandes oportunidades apoyadas en la apertura comercial detenida por la pandemia, se deberá incentivar la producción de partes acelerando las tecnologías y comercialización, lo que acortaría su tiempo de producción y prueba, se deben buscar alternativas para poder mantener costos y priorizar la capacitación técnica y profesional en la industria para poder aprovechar los beneficios comerciales del tratado y mantener un nivel de competitividad a nivel internacional, la industria ha tomado grandes cambios a nivel mundial y las tendencias de consumo apuntan a los mercados digitales y tecnologías renovables por lo que las empresas automotrices también deberán considerar estos puntos en su evolución.

Repensar la operación diaria de la industria automotriz es esencial para su crecimiento y prosperidad sobretodo contemplando que el 38% de las exportaciones de Mexico hacia Estados Unidos son en materia automotriz, es imperativo dar soporte a la industria que es un pilar dentro de la economía nacional.

También te puede interesar:

Puede que te hayas perdido